Delito de incendio

Más información
 

Introducción

En primer lugar, no cualquier incendio provocado constituye delito, sino que debe ser un fuego que que ponga en riesgo la salud o la vida de las personas.

En el análisis del caso se han de tener en cuenta las conductas anteriores:

– Motivación para provocar el incendio.
– Propagación del fuego.
– Materiales e instrumentos utilizados.
– Planificación.

Así como las conductas posteriores:

– Control de la propagación del incendio.
– Aviso a autoridades para frenar la expansión.
– Valor de la cosa dañada.

Abogados especialistas en delitos de incendios

10 + 4 =

Tipos

El delito puede cometerse con dolo (es decir voluntad del autor) o con imprudencia grave (no hay voluntad pero sí culpa).

en blanco
Dolo
Ejemplos de este tipo de delito serían:

– El agricultor que prende fuego a la maleza o la paja con fines económicos.
– Los jóvenes que prenden fuego a varios contenedores.
– La persona que enciende campingaz en una vivienda a pesar de la prohibición, causando un incendio en todo el edificio.

Imprudencia
Ejemplos de este tipo serían:

– Hoguera en el campo con la intención de festejar la noche de San Juan que acaba con hectáreas quemadas.
– Apicultor que provoca accidentalmente un incendio al hacer uso de su ahumador.

Penas

Las penas por el delito de incendio son muy distintas dependiendo de la gravedad:

– De 10 a 20 años cuando comporte un peligro para la vida o integridad física de las personas.
– De 5 a 10 años en los casos de menor entidad del peligro causado y demás circunstancias.
– De 1 a 3 años cuando no haya riesgo para la vida e integridad física de las personas.
– De 1 a 5 años cuando se incendien montes o masas forestales.

– De 3 a 6 años cuando se incendien montes y concurra alguna de las siguientes agravantes: afecte a una superficie considerable, provoque efectos erosivos en los suelos, se altere las condiciones de vida animal o vegetal, afecte a un espacio natural protegido, afecte a zonas próximas a núcleos de población o lugares habitados, se provoque en un momento en que las condiciones climatológicas o del terreno incrementen el riesgo de propagación o se causa grave deterioro o destrucción de los recursos.
– De 3 a 6 años cuando el motivo sea obtener beneficio económico.
– De 6 meses a 1 año cuando el incendio no se propague.
– De 6 meses a 2 años cuando se incendien zonas de vegetación no forestales.
– De 1 a 4 años cuando se incendien bienes propios con el propósito de perjudicar a terceros.

Para aquellos casos en que no exista voluntad, sino imprudencia, las penas se rebajarán atendiendo al hecho concreto.

Todos nuestros servicios

Contacto

Horario

9:00h - 20:00h

Dirección

Calle Diego de León 22, 2º Derecha, 28006
Madrid

C. Mayor, 11, 28801
Alcalá de Henares, Madrid